Orquestar en la virtualidad

El proyecto de Extensión “Concertando la vida. Orquesta – Escuela de La Plata en la UNLP” debió reinventarse en este contexto de aislamiento y volcaron sus actividades a la virtualidad.

La Orquesta – Escuela, que surgió como un proyecto de extensión de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación, está dirigido a la promoción socioeducativa de los niños, en particular a aquellos del cinturón hortícola de La Plata y Villa Alba, que se encuentran en situación de vulnerabilidad, para ofrecerles acceso al conocimiento y la producción musical a través de una metodología innovadora basada en la práctica orquestal.

A nivel territorial, el trabajo comunitario se enlaza con organizaciones sociales e instituciones educativas, en particular, con La Casita de los Pibes en el barrio de Villa Alba y con las escuelas primarias y secundarias a las que asisten los integrantes de la Orquesta, la Escuela de Educación Primaria Nº 46 en Arana y Secundarias Nº 94 de Arana y Nº 54 de Villa Alba. La articulación interinstitucional incluye también a la Biblioteca popular “El Hormiguero” y al Espacio Provincial para la Memoria de Arana.

Esta iniciativa tiene sus antecedentes en la Orquesta – Escuela de Chascomús, creada en 1998 constituida en el proyecto madre y modelo pedagógico de la Fundación Sistema de Orquestas Infantiles y Juveniles de Argentina (SOIJAr).  La  misma colabora con la promoción de la integración sociocultural, promueve el desarrollo de competencias educativas y comunicativas, restituyendo la autoestima y las posibilidades invisibilizadas que se perciben a lo largo de la experiencia subjetiva, intersubjetiva y comunitaria.

Esta experiencia virtual comenzó con una primera propuesta que era realizar ensambles de grabaciones hechas por los profesores para que todos los estudiantes cuenten con pistas que les permitieran ensayar de manera individual.

Luciana Garatte, Directora del Proyecto, dijo que “los primeros meses del ASPO nosotros estuvimos financiando la carga de datos en los celulares de las familias y la verdad que eso nos estaba resultando muy costoso y muy difícil de sostener. Luego, pudimos articular con la Dirección General de Educación a Distancia y Tecnologías, lo que fue de gran ayuda para poder sostener la continuidad pedagógica. Poder trabajar en la plataforma BBB nos permite tener una frecuencia de contacto y un trabajo sostenido en la virtualidad que nos resultaba muy difícil de hacer, teniendo que garantizar la carga de datos.”.

Garatte sostuvo que una de las dificultades más grandes que tienen en la virtualidad son las técnicas: las de conectividad, tanto en lo que respecta a la disponibilidad de equipos como a la accesibilidad con conexiones wi fi, que en la mayoría de los casos no está garantizada.

Sin embargo, en todos estos meses, a pesar de las dificultades tecnológicas, 38 de 55 estudiantes lograron mantener la conectividad y continuidad este año y manifestaron su interés en seguir en contacto con la orquesta, según afirmó la Directora del Proyecto.

Las actividades que principalmente pudieron mantener en el espacio virtual son clases personalizadas de instrumento que se realizan a partir de una relación educativa de uno a uno. “Lo que nos resulta más difícil es organizar las clases de grupo de instrumentos, por una cuestión técnica y por la dificultad para coordinar horarios”, sostuvo Garatte.

Debido a la gran aceptación que tuvo la propuesta en la virtualidad, la Directora del proyecto, considera que en un futuro seguramente van a combinar actividades presenciales con propuestas desde el espacio de la virtualidad porque considera que existe en la virtualidad una oportunidad de potenciar el trabajo que hacen. “Estos aprendizajes forzados que hemos tenido en el contexto de la pandemia nos van a permitir amplificar nuestras condiciones de trabajo y nuestras posibilidades de encuentro en distintos ámbitos y con distintos formatos”, dijo.

Además, el Proyecto a partir de este mes se encuentra organizando clases de estudio guiado, que son clases donde los chicos desarrollan su ensayo en forma individual pero con la participación de un docente acompañando más desde una función tutorial.

En caso de poder organizar estas clases, estarían garantizando tres actividades que se dan en la presencialidad: las de estudio guiado, las ´personalizadas y las prácticas orquestales que las están  reemplazando con videos. “En este momento estamos empezando a compaginar y a editar las grabaciones individuales que hicieron les niñes y los profesores de manera tal de poder concertar juntos en un espacio virtual como puede ser una producción audiovisual”, aseguró Garatte.

 


*Por Virginia Gil.
Licenciada en Comunicación Social.
Área de Comunicación – Dirección General de Educación a Distancia y Tecnologías

 

Twitter Digg Delicious Stumbleupon Technorati Facebook Email

No hay comentarios aún... ¡Se el primero en dejar una respuesta!

Dejar un Comentario