¿Cuál es la configuración de los entornos donde “circulamos”? (primera parte)


Artículo escrito por  Gabriela Alejandra Toledo

Las TIC son una nueva cultura, nuevo lenguaje, nuevo entorno, con reglas propias para la construcción y distribución de conocimientos, motor de la SIC.

Se caracterizan por rasgos de inmaterialidad, interactividad, instantaneidad, innovación, interrelación de imagen y sonido, digitalización, influencia más de los procesos que de los productos, interconexión y diversidad. (Cabero, 2001)
No hay escasez sino sobreabundancia de información.

El aprendizaje es cada vez más heterónomo, y el “mundo escolar” no posee el monopolio cognitivo, dando lugar a otros espacios de intercambio y producción.

La Educación afronta un desafío a la hora de educar a los ciudadanos, en y para estos nuevos contextos.

Personas, TIC y participación en este entorno

Al interior de la SIC, pueden identificarse sectores sociales vulnerables, sujetos de la brecha digital.  Entre ellos encontramos  a las personas con diversidad funcional.  Se calcula que un 15% de la población mundial tiene alguna dificultad sensorial, motriz o cognitiva (1.000.000.000 de personas) (OMS, 2011). En Argentina, según la Encuesta Nacional de Personas con Discapacidad (ENDI, 2003) el porcentaje es del 7,1 (2.200.000 personas) .

Las computadoras personales y los sistemas informáticos se destacan como tecnología de soporte y herramientas para la comunicación y aprendizaje de cualquier sujeto, particularmente para aquellos que presentan diversidad funcional   (cognitiva, motriz, comunicacional, sensorial), por resultar condición necesaria para acceder a la educación inclusiva. Actualmente tiene lugar un cambio en la forma en que se considera y responde a este colectivo de usuarios. Gana consenso el “paradigma de apoyos”,  desde la filosofía de la normalización (Nirje, 1970, Wolfensberger, 1972), el movimiento basado en la comunidad (Bruininks, Meyers, Sigford y Lakin, 1981) y el énfasis en la calidad de vida (Schalock, 1996, 1997)

Los apoyos son recursos y estrategias cuyo objetivo es promover el desarrollo,  educación,  intereses y  bienestar personal del sujeto;  mejoran el funcionamiento individual.  (Luckasson, 2002) Permiten un ensamblaje entre competencias personales y demandas del entorno en la resolución de una tarea.

El actuar humano se potencia cuando la discrepancia persona-entorno se reduce y los resultados personales mejoran.
La propuesta entonces, es la construcción de entornos amigables;  implica una estrategia de identificación y desarrollo de apoyos que permiten optimizar el accionar de las personas.

Son variados los  motivos que justifican la utilización de TIC por usuarios con diversidad funcional: posibilitan la superación de dificultades específicas, abren modelos y oportunidades de comunicación del sujeto con su entorno, y al familiarizarse con su utilización, facilitan la inclusión sociolaboral. (Cabero, 2002)

Fin de la primera parte

Twitter Digg Delicious Stumbleupon Technorati Facebook Email

9 Respuestas para “¿Cuál es la configuración de los entornos donde “circulamos”? (primera parte)”